Tolerancia a la Insatisfacción
BERUMEN Y ASOCIADOSAutor: Edmundo Berumen / Iván Castro

Si algo nos distingue a los mexicanos (al mexicano “medio”, al “vulnerable” y aún al privilegiado) es la gran tolerancia que tenemos a la insatisfacción. Insatisfacción en el trabajo que no abandonamos, en la vida en pareja que no deshacemos, en las marcas de los productos que consumimos y no cambiamos, en la mala atención “de ventanilla o mostrador” que recibimos y que no reclamamos, en la corrupción que nos rodea y en la que ocasiones participamos, en los delitos que padecemos u observamos pasivos y no denunciamos, en los funcionarios electos y partidos irresponsables que no castigamos cuando volvemos a votar, en los ministros de nuestra Iglesia que no nos convencen y con los que no dialogamos ni cambiamos de fe, en los maestros que no enseñan y  nuestros hijos que no aprenden y no actuamos ni con unos ni con otros, en los impuestos que pagamos y son desviados a gastos cuestionables y no pedimos cuentas, en los impuestos que no pagamos y no nos lo reprochamos, en las negativas y arbitrarias acciones de gobierno que soportamos callados, en las “pequeñas” y cotidianas violaciones a reglamentos y leyes que practicamos por juzgarlas inoperantes pero que no promovemos su modificación vía nuestros representantes electos, en los artículos de piratería que adquirimos y cuya práctica criticamos y nos asombra verla en “primera plana”, en ...


Para descargar el documento completo
haga clic aquí